Turismo en México: Islas Marietas, Jalisco

Una hora con 15 minutos en bote es lo que separa a Puerto Vallarta de las islas Marietas, una de las áreas protegidas más visitadas de Jalisco. En sus alrededores se practica snorkeling, buceo y paseos en kayak.

La cita es a las ocho de la mañana en la oficina de la empresa que organiza estos paseos o a las 8:30 horas en el muelle de Puerto Vallarta.

Con excepción de los sábados, los demás días se realiza el paseo en un bote diseñado para llevar a decenas de pasajeros cómodamente sentados, mientras se les obsequian bebidas y se les brinda un desayuno ligero mientras el recorrido se alegra con música y mucho baile.

En el camino hacia las Marietas es relativamente común encontrarse con delfines, alguna raya gigante y hasta con un tiburón ballena.

Precisamente, hablando de ballenas, en diciembre es completamente seguro encontrarse frente a frente con decenas de ellas, de la especie jorobada, que escapan de las aguas frías hacia las templadas corrientes de Jalisco.

Además, la práctica del buceo deportivo es una excelente opción. La visibilidad del agua en las Marietas es muy buena y no se requieren inmersiones a gran profundidad para disfrutarlo.

Los arrecifes se localizan en algunas ocasiones a menos de 10 metros de profundidad por lo que también puede recorrer el mar con snorkel, visor, aletas y un guía que lo acompañe.

El viaje será un gran premio pues también se llega a tener encuentros con pulpos, tortugas marinas, mantarrayas, caballitos de mar y gran cantidad de peces.

Aquellos que pagaron por el paseo que incluye uno o dos tanques de buceo serán llevados por un dive master a las profundidades para alcanzar un poco más de la magia sumergida de Vallarta.

Si de plano prefiere no mojarse para nada entonces aborde uno de los kayaks de mar que lleva la embarcación para compartir momentos de remo.

Para mayor seguridad se le entrega (a todos los que bajan del bote), un chaleco salvavidas, no importa la experiencia que tenga para nadar, tanto novatos como avanzados deben estar plenamente tranquilos y no esforzarse de más para flotar.

Esto indica que niños y adultos pueden estar arriba de un kayak o persiguiendo pececitos armados con visor y aletas.

Antes de regresar al puerto le volverán a ofrecer una comida a bordo de la embarcación para recuperar las fuerzas perdidas por tanto pataleo o por estar remando en alta mar.

La mala noticia para los visitantes es la prohibición de pisar la tierra firme de las Marietas, pues se requiere de un permiso especial para pasear en sus playas ya que es un área protegida.

Sin que se haya dado cuenta habrán pasado entre siete y ocho horas desde que abordó el barco que ahora lo regresa a Puerto Vallarta o a Nuevo Vallarta.

Si al bajar todavía cuenta con la fuerza suficiente para seguir la diversión entonces será el momento de acudir a uno de los restaurantes o clubes nocturnos a la orilla del malecón.

Será una buena forma de compartir con sus compañeros las sensaciones y detalles que tuvo al descubrir este sitio.

Sígueme en Twitter: @LuluTurismoMx